El PSOE de Málaga rechaza el decreto de desregulación aprobado por el gobierno de Moreno Bonilla que supondrá la destrucción del patrimonio natural de Nerja


La senadora socialista Estefanía Martín Palop ha anunciado que 50 representantes socialistas de la Cámara Alta interpondrán un recurso ante el Tribunal Constitucional. “Moreno Bonilla ha banalizado al Parlamento y a la propia democracia al hurtar la participación del pueblo en el debate de una ley de esta categoría”, ha señalado


El PSOE de Málaga ha rechazado el decreto de desregulación aprobado por el gobierno de derechas de Moreno Bonilla que va a suponer la destrucción del entorno de Maro, una zona con un inmenso patrimonio natural ubicado en la localidad de Nerja.

El pasado 2 de abril, en plena pandemia, la Junta de Andalucía sacó adelante un decreto-ley que modificaba de una tacada hasta 27 leyes andaluces que abren la puerta a la aprobación de proyectos urbanísticos en espacios naturales eliminando toda posible traba burocrática o impedimento legal.

De esta manera, y aprovechando este nuevo marco legal establecido con la modificación de la ley urbanística, el Ayuntamiento de Nerja ha dado luz verde a la construcción de un campo de golf, hoteles de lujo y 680 viviendas en un paraje natural en la zona de Maro, obligando a recalificar el terreno en tanto que actualmente se encuentra bajo protección como paisaje agrario, incluyendo un área libre pública en la que actualmente no se puede construir.

“La nueva norma está absolutamente injustificada y sólo pretende facilitar la especulación y la presión urbanística sobre parajes protegidos que, como en este caso, representa la última franja del litoral malagueño a salvo de la construcción”, ha explicado la senadora Estefanía Martín Palop en una rueda de prensa en Nerja.

Ante los visos de ilegalidad que suscita la norma, esta representante socialista ha anunciado que 50 senadores y senadores socialistas, 26 de ellos andaluces, interpondrán un recurso ante el Tribunal Constitucional. “Durante esta pandemia Moreno Bonilla ha aprobado un decreto que es un lobo con piel de cordero, que cumple con el manual del legislador opaco, y por eso vamos a recurrirlo”.

“El presidente de la Junta de Andalucía sólo piensa en los intereses de unos pocos y actúa en Nerja como Atila con nuestro tesoro y el patrimonio de Maro. Moreno Bonilla ha banalizado al Parlamento de Andalucía y a la propia democracia al hurtar la participación del pueblo en el debate de una ley de esta categoría. De manera torticera han aprobado leyes y decretos a su antojo en esta ensalada que supone este decreto", argumenta.  

Por su parte la secretaria general del PSOE de Nerja, Rosa Arrabal, ha destacado la importancia de respetar y cuidar nuestro medio ambiente, “algo que no se está haciendo con el proyecto de la Sociedad Larios, la sociedad promotora del proyecto que contempla la destrucción del entorno natural de Maro”.

"Se trata de un proyecto que dinamita Nerja y desde el PSOE de Nerja hemos presentado alegaciones técnicas y jurídicas porque se debe conservar el medio ambiente, nuestra seña de identidad, así como nuestra agricultura y el patrimonio cultural. Creemos que este proyecto vulnera el interés general de nuestro municipio sino que vulnera diferentes leyes que protegen el medio ambiente”, ha afirmado.

 


TRANSPARENCIA

Información económica sobre el PSOE de Málaga y de sus cargos

Nuestro sitio utiliza cookies.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/CE se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las mismas. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente AVISO LEGAL.